VITACINEMA

Si la vida imitara al cine

sábado, 9 de octubre de 2010

La paura


El otro día fuí a enviar un paquete y el encargado estaba de trabajo hasta arriba. Mientras ordenaba su trabajo para poder atenderme le dije que si quería quedarse con un gato pequeño. El me contó que de pequeño había tenido perros y gatos y que luego había sufrido mucho cuando murieron. Y que de ninguna manera quería que sus hijos volviesen a pasar por esa experiencia.
Iba a rebatir sus argumentos pero, en vez de eso, me quedé mirándolo mientras martilleaba con sus largos dedos el teclado.
Había vivido, tenía la cara cansada y arrugas y le faltaba pelo. Sin embargo tuve la sensación de que no se había enterado de nada.
¿Como vamos a desterrar el sufrimiento de nuestras vidas?. ¿O como somos tan ingenuos de creer que podemos desterrarlo?. Y que me decís de pretender proteger a nuestros hijos de todo mal.

Pero eso es lo que hacen los buenos padres, supongo. De todas formas dejar de disfrutar de esos preciosos momentos de nuestras vidas porque terminarán en algún tiempo futuro...
¿No es la vida eso mismo? Momentos de felicidad y pérdidas que se suceden interminablemente.

Aunque, cuando envié mi paquete y me despedí de ese buen padre me volví un momento y pensé que no estaba situada tan lejos de los sentimientos de aquel hombre precavido.
No tengo aún miedo de sufrir por mis hijos ni por ninguno de mis seres queridos. Bueno si temo la pérdida de quién quiero pero no tengo miedo de vivir. Sé que desgraciadamente se sale adelante, se superan todas las tristezas y, aunque no se olvida a los que se fueron, se aprende a vivir sin ellos una nueva vida menos hermosa, diferente.

Sin embargo, desde hace unos años no hago amigos. Conozco a gente agradable y sincera. Gente que comparte mis gustos por el mismo cine, la misma literatura, el mismo sentido de la vida pero no me entrego, no como antes. Y ellos lo adivinan, con el tiempo. No saben por qué tardo en contestarles a sus mensajes o evito demasiada intimidad. Supongo que piensan que no me interesan y doloridos se marchan de mi vida.

Y, a pesar del esfuerzo empleado, sufro. Por ellos, por hacerles daño, por no poder decirles que tengo miedo de ese sufrimiento mucho mayor que es el del abandono cuando un amigo ya es parte de mi vida.

Pero me dura poco, comprendo que es lo mejor. En mi cómoda situación ya nunca mas sentiré el dolor terrible de la traición. En mi mundo oculto y misterioso donde soy Bela para siempre.

13 comentarios:

Sonu Kumawat dijo...

Bela, yo siempre te recuerdo y no te olvido, y mira que ni nos conocemos.Un beso.

bela dijo...

Yo tampoco, Sonu, aunque apenas te ponga comentarios. Me alegra que no te dejes desilusionar por mis silencios.
Besos

EL CORSARIO NEGRO dijo...

Hola Bela! Hermosa y sincera entrada. Los amigos de verdad aparecen solos y nunca se van. Bien es cierto que hay que cuidarlos, pero el amigo DE VERDAD sabe respetar esas epocas de silencio y aislamiento que todos tenemos y necesitamos en ocasiones. Es mayor la alegria del reencuentro tras una temporada sin verte que la obligatoriedad de verte a menudo. De cualquier manera no olvides que hay un grupo, entre los que me cuento, que estamos pendientes de ti y no te olvidamos y, aun sin conocernos en persona, disfrutamos de tu compañia a traves de tus escritos.
Un beso de tu blogero/amigo/admirador.

ethan dijo...

La vida da tantas vueltas que incluso esos caparazones que nos creamos, algún día se rompen para abrirse a alguien y, a continuación, a todos.
Un beso.

bela dijo...

Gracias Corsario por tu lealtad, me toca en lo profundo.
Y gracias Ethan por tus palabras siempre sinceras. No sé si se romperá, ya veremos.
Un par de besos para los dos

Jordi Congost dijo...

Paura, dijo Bela, es algo sin remedio, algo atado en la garganta que te asfixia como la vida misma. Yo te doy mi vaso de agua para que cuando sientas esa sed criminal que arrastramos, llámala Paura, sepas que hay una mano donde agarrarte con furia. Muac.

Elena dijo...

Querida Bela,miles de veces me he preguntado porque sigo confiando en las personas cuando he recibido también inmensas decepciones,que me han hecho daño y me han llevado a creer que he malgastado mi tiempo con ellas e indudablemente me han proporcionado disgustos y frustraciones. Pero vale la pena, de verdad te lo digo, arriesgarse una y otra vez, pués en mi caso he encontrado personas sinceras y buenas. Comprendo tus recelos y que intentes acorazarte en el silencio, en eso de verdad que te envidio, quizá no tenga tu fuerza para ceder a eso impulsos que me hacen seguir teniendo fé en las personas. No te preocupes y no sufras por los que invisiblemente te muestran a través de sus comentarios que no te olvidamos, es suficiente que reaparezcas y sepamos que te encuentras bien, yo sé que nos une un hilo misterioso que espero no se rompa nunca, y si fuese asi , siempre te llevare en mi corazón. Mil besos querida amiga y cuidate mucho!

bela dijo...

Gracias Jordi me alegra saber que puedo contar contigo aunque sea en este mundo sin rostros, enmascarados como en Venecia en carnaval
Un beso enorme

bela dijo...

Querida Elena como siempre tus palabras me reconfortan y me hacen comprender que mis temores tal vez sean solo una parte de mi misma. Es hermoso saber que hay personas como tu que siempre se sentirán unidas a mi a pesar de todo.
Amar a otros sin condiciones es muy dificil. Realmente me siento muy bien sabiendo que existes, que todos estos buenos amigos existen y que yo existo para ellos.
Gracias por todo, amiga.

Adriana dijo...

Hola!!

Permiteme presentarme soy Adriana, administradora de un sitio web, visité tu blog y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu blog.
Un beso
Adriana
Adriana8802@hotmail.com

Elena dijo...

BESOS AMIGA!!

Javi dijo...

Un amigo de verdad, y que te conoce, sabe por los baches que pasa uno en la vida; si no se preocupan, cuando pareces no tener ganas de nada, y no están ahí para lo que sea, es que a lo mejor no son amigos, son otra cosa.

Elena dijo...

Un beso querida Bela, y mis mejores deseos para ti. Tu amiga Elena!